Guía Peñín 2018 cierra sus catas

Según se acerca el mes de julio, en esta casa terminamos con nuestras rutas de cata por las regiones productoras de España, deshaciendo las maletas con más de 11.000 vinos evaluados a nuestras espaldas, lo que supone la muestra anual más representativa que existe a día de hoy de vino español en el mundo­.

En el retorno a la oficina recibimos todavía las últimas botellas rezagadas, cerramos la convocatoria de muestras, y nos concentramos en las tareas editoriales que ponen fin a una temporada llena de novedades y elaboraciones diversas que conformarán la Guía Peñín de los Vinos de España 2018, la vigesimoctava edición. 

Aunque tendremos tiempo de analizarlo con detenimiento en los próximos meses, a lo largo de este último año hemos visto cómo regiones productoras poco conocidas nos sorprenden con grandes vinos, variedades autóctonas y elaboraciones poco comunes, como la maceración de vinos blancos con sus pieles -conocidos como vinos brisados o vinos naranjas, de empleo cada vez más común- o la fermentación en tinajas, aunque no siempre estas elaboraciones son garantía de excelencia, ni de equilibrio.

En términos generales se percibe el afianzamiento de la tendencia de vinos más bebibles, con mayor carga frutal y menor presencia de madera, la búsqueda de la frescura por encima de todas las cosas, y por tanto una menor madurez, extracción y concentración. Algunos elaboradores, sin embargo, han llevado este ideario hasta el extremo mediante vinos faltos de madurez, poco expresivos aromáticamente hablando y excesivamente ligeros en boca, sin cuerpo, ni estructura y con acideces extremas. La fiebre por el vino ligero ha de tener mesura y ha de adecuarse al tipo de zona de producción y a su influencia climática y también ha de mantenerse fiel a las variedades que son utilizadas. Este también será un tema del cual hablaremos largo y tendido a través de www.guiapenin.com.

Algo similar se observa en la proliferación de vinos ecológicos, biodinámicos y naturales, cuyo número no ha dejado de crecer, y que nos han ofrecido este año elaboraciones muy equilibradas y complejas, habiendo otras tantas que se quedan en el simple etiquetado ‘ecológico’ y ‘biodinámico’, olvidándose de los más básicos principios de equilibrio; principios fácilmente interpretables por el consumidor habitual de vino. Aún siendo todavía inferiores en número a las elaboraciones más convencionales, existen grupos que tienen a demonizar aquellos vinos que no siguen sus principios “naturales” olvidando que muchos de estos vinos han conseguido posicionar la calidad del vino español fuera de nuestras fronteras. Los extremos son siempre muy peligrosos.

Todo listo para alcanzar la cima del año

La recata es la guinda a una temporada entera de viajes y catas. El momento en el cual concentramos los aproximadamente 350 vinos que han obtenido 94 puntos o más a lo largo de nuestros viajes anuales. El proceso es tan sencillo o complejo, según se mire, como ordenarlos y comparlos entre sí para ajustar sus calificaciones. Este ejercicio comparativo se encuentra inscrito en el ADN de Guía Peñín y supone una de las claves de nuestra metodología de cata. Este enfrentamiento entre iguales nos permite ejercitar el método comparativo que arrojará una luz precisa sobre las diferencias organolépticas y cualitativas de cada producto evaluado.

Este procedimiento, que aplicamos en cada una de nuestras catas a lo largo del año según terminamos de valorar los vinos de cada zona de producción, alcanza su máxima expresión durante la Recata. Allí, durante dos días -uno para vinos espumosos, blancos y rosados; y otro para vinos tintos- ajustamos las puntuaciones de los mejores vinos de España al compararlos, ordenados por tipología, puntuación, región, estilo, añada y variedad. Así es como cada vino se bate contra las muestras situadas en su mismo tramo de puntuación y se valora si mantiene o no el nivel frente a sus vecinos. Por ejemplo, un vino blanco de 95 puntos se cata y se compara su equilibrio y tipicidad frente a los demás vinos blancos de 95 puntos de similares características (influencia climática, método de elaboración y variedad) y se valora si debe permanecer en esa puntuación, subir o bajar. Si sube, se repite el ejercicio comparativo para determinar si, de nuevo, mantiene la puntuación, sube o baja. Y así sucesivamente.

Pocos días quedan ya para que alcancemos la cima de la Guía 2018 y para que por fín podamos mostrarles todas las novedades que estarán disponibles en tiendas a lo largo del 2018.

comments powered by Disqus