Noticias

Manténgase al tanto de las últimas noticias en el mundo del vino

En los últimos meses están proliferando un cierto número de guías de vinos con precios límite de 10 euros la botella. Siempre es positivo que haya iniciativas editoriales que cuiden el bolsillo del consumidor, sin embargo, es importante aclarar a qué segmento de consumidores van destinados y también qué puntaje tienen estos vinos para que el lector se haga una idea de que, señalando el nivel del precio, también se indique el nivel de calidad.

No queda nada para despedir el 2016, un año que nos ha dejado en la Guía Peñín de los Vinos de España 2017 más de 11.500 vinos españoles de las más diversas variedades, procedencias, estilos y precios. Algunos nos emocionaron como a niños chicos, levantándonos de nuestros asientos y agitando nuestras conciencias. Otros nos torcieron el gesto, incapaces de entender cómo a estas alturas todavía se pueden encontrar vinos con defectos. Por fortuna estos últimos apenas estuvieron presentes en nuestra mesa de cata y es que los productores, aunque siempre deseen una mejor puntuación, son perfectos conocedores de las ambiciones de cada uno de sus vinos y raras veces envían un vino si ven que posee algún tipo de problema.

Una de las mejores puestas en escena dentro del gran escenario vinícola argentino la encontramos en los grupos de elaboradores y viticultores más irreverentes, los reaccionarios del vino. Detrás de la imagen más inconformista que ofrecen existe un profundo conocimiento y respeto por el trabajo pasado. Se trata de aprovechar la historia, interiorizarla y desgranarla para saber qué parte es la consecuente con las viñas y mantenerla, y si es posible mejorarla.

Retomamos nuestra crónica gastronómica sobre Mendoza allí donde la dejamos en la entrega anterior, evitando las meriendas y reservando la capacidad digestiva para las cenas de Argentina que, además de empezar bien tarde -muchos comensales llegaban cuando nos íbamos sobre las 23.00-, son abundantes, intensas y distendidas.

La lógica racional impone que las indicaciones geográficas se ciñan exclusivamente a cuestiones edafológicas y no administrativas. Aunque la lógica no siempre triunfa sobre las imposiciones políticas se espera que los que están por llegar se sumen a una tendencia decisiva para el futuro vinícola del país.