Editorial

Cerrado el periodo de catas de la Guía Peñín 2017, es tiempo de reflexionar sobre lo más destacado de nuestro año de catas, un viaje que ha durado más de seis meses, y ha supuesto miles de kilómetros, por carretera, avión o tren, y también unos buenos paseos por viñedos de todo tipo. Un apasionante recorrido por nuestra geografía con charlas con bodegueros y viticultores que han tenido la generosidad de compartir sus experiencias con nosotros, y sobre todo sus vinos. Han sido más de 11.500 muestras las que se han catado para esta nueva edición de la Guía Peñín, un nuevo techo para esta casa, y una cifra difícilmente superable en las futuras ediciones.

La situación actual del sector del vino en España la podemos ver claramente en esta ficticia partida de mus. En plena plaza del pueblo, en uno de los tres bares que la custodian, cuatro personas juegan al mus.  Lo hacen disfrutando de la tranquilidad de haber finalizado la vendimia, al menos tres de ellos, el cuarto como apasionado del vino aguarda con expectación la llegada de la nueva cosecha.

11.200 vinos españoles catados en un año, es una cifra tan abrumadoramente alta, que ningún profesional o prescriptor del mundo ha podido a día de hoy ofrecer un análisis y descripción del vino español tan completo como el que presentaremos en la próxima edición de la Guía Peñín. La cifra de catas es una cifra histórica para esta casa. De este completo manual del vino español, contamos con cerca de un millar de nuevos vinos, y cerca de 307 nuevas bodegas, pero sobre todo contamos con una fotografía completamente actualizada del vino español en un determinado momento, el 2016.

Te sientas delante de una copa de vino, la observas, evalúas su color, intentas descifrar suañada, la variedad utilizada, o al menos hacer descarte para reducir las posibilidades. Hueles la copa, la agitas e intentas descubrir su clima, ¿esmediterráneo o atlántico?, ¿quizáscontinental? ¿Qué rasgos varietales tiene?, ¿es muy frutal o poco?, ¿floral o herbal? Pasa el vinopor boca para que sea ésta la que confirme o desmienta los patrones descubiertos en los primeros pasos, al tiempo que te indica si tiene o no mucho alcohol, si posee un tanino agresivo, si deja una sensación madura o fresca. Y es entonces cuando sueltas tu juicio de valor.