Editorial

Parece mentira pero ya ha pasado un año desde nuestra última edición de la Guía Peñín. Atrás quedaron los cerca de 11.500 vinos catados para el manual de 2018 que han dado paso a las cerca de 12.000 catas de esta vigesimonovena edición de la Guía. Se trata de una cifra nunca antes representada en estas páginas. Esto es así no por el afán de superación numérica del equipo de cata, cuya prioridad es ofrecer una cata lo más objetiva y disciplinada posible, sino porque las bodegas confían en nuestras valoraciones y en la marca Guía Peñín como una prescripción seria y necesaria.

En Guía Peñín nos planteamos, diseñamos y desarrollamos todos y cada uno de nuestros productos en función de la utilidad que vayan a tener para el vino español y, por tanto, para las bodegas españolas. Si no ayudan a crear marca, a dar a conocer y, por último y más importante, a vender, no tiene sentido alguno para nosotros. Esto es aplicable tanto a nuestros salones, nacionales e internacionales, como a todas nuestras Guías (motivo por el cual las editamos en castellano, inglés y alemán).

Jerez y Manzanilla de Sanlúcar están de moda. Llevan años de moda y sin embargo comercialmente sus vinos no despegan. A lo largo de los dos últimos años hemos podido leer en infinidad de medios que los vinos de ambas denominaciones de origen atraviesan un dulce momento, pero lo cierto es que comercialmente no parece todo lo dulce que cabría esperar. La historia cambia cuando diriges la mirada hacia el producto, entonces sí que te das cuenta de que en los vinos del Marco algo se está moviendo.

La semana pasada Carrefour convocaba a la prensa para exponer el lanzamiento de su nueva tienda on-line, una cuidada plataforma con la que espera acercar grandes y pequeños vinos a todos los rincones de España mediante la venta digital, tan presente ya en el mundo del vino. En el marco de esta presentación Carrefour también quiso mostrar la nueva bodega de su hipermercado de Alcobendas (Madrid), un espacio en el que cuentan con más de 500 referencias que van desde 1,80 euros la botella hasta los 249 euros, algo impensable hace apenas un lustro. Lo cierto es que los conceptos de distribución y venta han cambiado mucho en los últimos años. La llegada de nuevos actores ha forzado en cierta medida este cambio, como sucedió recientemente con la llegada de Amazon como agente de distribución y venta.

¡Ya la tenemos aquí! Nunca antes en nuestra historia, y con esta van 28 ediciones, la Guía Peñín ha estado disponible para nuestros lectores tan pronto. Y es que las nuevas tecnologías nos aportan la facultad de la inmediatez. ¿Quién sabe si dentro de poco esta inmediatez se trasladará también a nuestras catas y viajes? Para poder comprar la Guía Peñín en su formato tradicional deberán esperar al mes de octubre, ya que todavía nos encontramos ultimando detalles para esta nueva edición.