Editorial

Te sientas delante de una copa de vino, la observas, evalúas su color, intentas descifrar suañada, la variedad utilizada, o al menos hacer descarte para reducir las posibilidades. Hueles la copa, la agitas e intentas descubrir su clima, ¿esmediterráneo o atlántico?, ¿quizáscontinental? ¿Qué rasgos varietales tiene?, ¿es muy frutal o poco?, ¿floral o herbal? Pasa el vinopor boca para que sea ésta la que confirme o desmienta los patrones descubiertos en los primeros pasos, al tiempo que te indica si tiene o no mucho alcohol, si posee un tanino agresivo, si deja una sensación madura o fresca. Y es entonces cuando sueltas tu juicio de valor.