Destacados

Siempre hemos creído que el primer acercamiento a un nuevo vino has de hacerlo completamente virgen, sin conocer la historia que hay detrás de él. El vino, si es especial, se encargará de brillar por si mismo en el momento de la cata.

Nunca dejaremos de sorprendernos. Llevábamos mucho tiempo sin catar en Rioja un CVC (Conjunto de Varias Cosechas), y sin duda no esperábamos encontrarnos uno con la calidad de nuestro siguiente nominado: Sierra Cantabria CVC 2008-2009-2010.

Siempre ha estado ahí, sin embargo todavía poca gente lo conoce a pesar de ser un estilo de vino único y de una calidad indudable. Hoy día parece como si el estilo de vino rancio hubiera quedado en el olvido durante largos años y de repente estuviera despertando una pequeña conciencia por recuperar los vinos tradicionales que desde siempre han puesto el sabor a la cultura local de nuestra tierra. A nosotros este despertar nos parece normal si vemos en esta tipología de vinos una reivindicación de lo propio, una huida de las indefinición que ha traído consigo la arrolladora globalización.

¿Qué se puede esperar de un vino blanco fermentado con sus pieles y elaborado con uvas de jaén blanco? Pues desde luego un vino común no, una rareza tal vez, y así es como cayó en nuestra copa cuando en el mes de junio tuvimos ocasión de catar este vino junto a su creador Roberto Oliván. La sorpresa que nos llevamos fue doble al ver que el vino lleva el sello de la D.O. Ca. Rioja, un estilo y una uva inesperada para una zona productora tan legislada. Vinos libres, reza la página web de esta pequeña bodega riojana y es, sin duda, toda una declaración de intenciones para todo aquel que se acerque por primera vez a sus vinos.

Que el vino en Galicia atraviesa un buen momento es innegable y así se viene reconociendo cosecha tras cosecha, guía tras guía, a través de sus altas puntuaciones. Conocíamos el trabajo de algunas pequeñas bodegas de la jovencísima I.G.P. Barbanza e Iria (2007) como la responsable de nuestro siguiente nominado a vino revelación Guía Peñín 2019: Adega Entreosrios.