Destacados

Por fin se está consolidando, ha tardado, y no será porque muchos llevamos años dando la vara y hablando maravillas de estos vinos, desde 2008 en mi caso. Me refiero a los “Jereces” en rama, bota punta, single cask, palmas, antique, crianza estática, etc.; en definitiva, los vinos “puros” del marco pero cada uno con su nomenclatura identitaria. Vinos que están en las botas y que se trasladan al consumidor con la menor interacción humana (sin filtrado, sin estabilizado, etc..), así de simple y de complicado a la vez.

México está muy cerca de dar el paso definitivo para que su industria vinícola inicie su despegue mediático. El pasado mes de octubre se aprobó por mayoría absoluta la Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola, tras años intensos de trabajo y de infructuosas tentativas.

En estas fechas navideñas abundan innumerables listados de sugerencias sobre qué cavas comprar, firmadas por revistas generalistas, dominicales, blogs y prensa de información general. Imperan las marcas más conocidas, excepto que el firmante sea un gran experto en la materia por lo que posiblemente estará más al tanto de las novedades. No dudamos de la capacidad sensorial de los autores en lo que concierne a la calidad de las marcas aconsejadas. Pero estamos completamente seguros es que ninguno ha podido o ha sido capaz de catar durante este año los 740 cavas, 42 adscritos a “Vinos Espumosos” y 25 a las distintas DO. De estas cifras (prácticamente el 90 por ciento de la producción nacional) y gracias a la cibernética de la base de datos de la Guía Peñin 2018, han salido sólo 6 únicas marcas con una calificación mínima de 93 puntos y que no cuesten más de 15 euros la botella.  

 

El XVIII Salón de los Mejores Vinos de España se celebró en IFEMA los días 23 y 24 de octubre de 2017 y en él se dieron cita los vinos más puntuados en la Guía Peñín 2018. Este vídeo resume los mejores momentos del evento.

Los viñedos de la costa mediterránea son los primeros en ser iluminados por el sol a su llegada a la península ibérica. Este pequeño privilegio, unido al todopoderoso clima mediterráneo, se convierte en un auténtico triángulo de las Bermudas, que todo lo atrapa y todo lo influye. Sólo así los vinos mediterráneos pueden ser tan especialmente mediterráneos, un carácter raras veces interceptado por un consumidor poco avezado, pero que sin embargo goza de todo el protagonismo en la gran mayoría de los vinos que se elaboran bajo su influjo.