Noticias

Si hay un lugar donde la monastrell campa a sus anchas ese es el triángulo formado por las comunidades de Albacete (desde el sureste), Murcia y Alicante. Aunque en el mundo del vino nos empecinemos en primar la división política sobre la geográfica, es decir Alicante, Jumilla, Yecla y Bullas, lo cierto es que en todas ellas, con la excepción de Bullas si queremos por una cuestión de altitud, el terreno es prácticamente el mismo. Son estas absurdas imposiciones humanas a la realidad física del terreno que tantos problemas generan en el desarrollo del vino. 

Era cuestión de tiempo, se veía venir, que el cava de paraje no llegaría a satisfacer las demandas de los productores más vinculados con la calidad dentro del Cava. Lo cierto es que la denominación Cava lleva unos años sumida en una crisis de identidad pues su modelo de volumen a bajo precio se había convertido en el Sancta Sanctorum de las casas que ostentan el control del consejo regulador, aquellas que más botellas producen y que más tirillas consumen. La falta de integración del Cava de calidad con el de máxima producción era una realidad y muchos productores la habían asumido como algo dentro de la normalidad, sin embargo el primer aviso lo dio en 2012 ni más ni menos que la familia Raventós (Raventós i Blanc), fundadora e impulsora de la DO Cava, con su salida de la denominación de origen.

Montilla and Málaga represent two denominaciones de origen consistently related to the production of traditional wines in Spain. Despite the current technological revolution, experienced in the wine industry, these regions maintain a significant portion of typical manufacturing procedures such as the practice of asoleo (practice consisting in sun-drying the grapes) or the solera and criaderas system (a unique and complex system of maturation using several casks and fractional blending). Follow this link to view the results/ ratings on Guía Peñín 2019.

Montilla y Málaga son, sin miedo a exagerar, dos de las denominaciones de origen más vinculadas a la elaboración de vinos tradicionales de toda España. Se puede decir, que a pesar de la revolución tecnológica en la industria del vino, estas zonas, mantienen una parte de sus métodos de producción intacta, como la práctica del asoleo, o el sistema de criaderas y soleras.

Ayer saltó la noticia a través de un artículo publicado por el periodista Ramón Francás en el diario La Vanguardia en el que anuncia que seis de los más importantes productores de Cava, Gramona, Llopart, Nadal, Sabaté i Coca, Recaredo y Torelló, se han desmarcado del Consejo Regulador del Cava y han creado una Marca Europea de Garantía que llevará por nombre Asociación de Viticultores y Elaboradores Corpinnat ( AVEC).