Llega la Guía Peñín 2018, de lo más grande a lo más pequeño

¡Ya la tenemos aquí! Nunca antes en nuestra historia, y con esta van 28 ediciones, la Guía Peñín ha estado disponible para nuestros lectores tan pronto. Y es que las nuevas tecnologías nos aportan la facultad de la inmediatez. ¿Quién sabe si dentro de poco esta inmediatez se trasladará también a nuestras catas y viajes? Para poder comprar la Guía Peñín en su formato tradicional deberán esperar al mes de octubre, ya que todavía nos encontramos ultimando detalles para esta nueva edición.

Siempre resulta un ejercicio de extrema complejidad sintetizar un año de catas en esta carta de presentación. Han sido muchas viñas recorridas, muchas horas de conversación con los protagonistas y sobre todo muchas catas, este año más de 11.500 vinos.

Un entorno en obras

De poco sirve decir que el nivel cualitativo del vino en España mantiene una tendencia alcista. Es ya de sobra conocido que los avances tecnológicos permiten a los productores presentar vinos cada vez más equilibrados y correctos. Sin embargo, lo más llamativo este último año, y por qué no decirlo del último lustro, es el empuje que se está dando en favor del reconocimiento de las parcelas a través de pequeñas elaboraciones. No es nuevo, lo sabemos, pero la rapidez con la que se propaga esta inquietud y reivindicación de lo más personal sí merece especial atención. Algunas importantes denominaciones de origen han decidido hacer obras en sus casas para dar cabida, de alguna manera, a estas inquietudes. Los ejemplos más claros y ambiciosos los tenemos en Priorat con sus vinos de finca y vinos de villa y ahora también en Bierzo con un plan de zonificación dividido en región, villa, paraje, viña clasificada y gran vino de viña clasificada, que posiblemente servirá de ejemplo a otras zonas que quieran seguir sus pasos. Consejos reguladores tan importantes como Cava o Rioja tampoco han querido quedarse atrás y han optado por soluciones intermedias y quizá algo ambiguas como los “Parajes Calificados” del Cava o el “Viñedo Singulares” que la DOCa. Rioja espera aprobar en el mes de noviembre. Aunque éstos parezcan más orientados a acallar las voces más críticas que a defender y proteger los viñedos de mayor calidad. Todos estos cambios en los estamentos reguladores siempre se ven antes en los vinos, pues nacen de las realidades particulares de los productores,  inicialmente en su micro mundo particular y posteriormente en su relación con los demás productores, asociaciones, consejos reguladores...

Viñedo en Villafranca del Bierzo

A nivel global, este nuevo ejercicio nos ha traído consigo ligeras mejoras en las puntuaciones medias gracias a la llegada a nuestra mesa de cata de las cosechas 2015 y 2016, frente a las pasadas 2013 y 2014, responsables de una importante caída en las puntuaciones de ediciones pasadas, como sucedió con la añada 2013 en la Guía Peñín 2016.

La cosecha 2016 que hemos tenido oportunidad de catar (más de 4.000 vinos) ha mostrado equilibrio a pesar de ser una añada especialmente seca, si bien su volumen en boca y sapidez es menor que en años pasados. Hemos visto una cosecha heterogénea, capaz de grandes cosas, pero también tímida y apagada en lo peores casos. Presumiblemente será de una longevidad corta, aunque esperamos que algunos productores demuestren su valía ofreciendo ricas excepciones en los vinos que cataremos en el futuro.

Las Denominaciones de Origen mejor valoradas este 2018

El Ranking este año de las cinco Denominaciones de Origen mejor valoradas sigue gobernado por Jerez, seguida de Montilla-Moriles, Priorat, Ribeira Sacra y Rías Baixas. Más allá de la eterna imbatibilidad de Jerez en este ranking, aparecen denominaciones históricas como Montilla-Moriles, cuya recuperación empieza a vislumbrarse en los últimos años gracias, en parte, a su apuesta por los vinos más ancianos, auténticas joyas que conservan bodegas como Pérez Barquero y Alvear, y que han salido este año a la luz disparando sus puntuaciones. Por su parte, Ribeira Sacra sigue ganando enteros al dar cabida a vinos más allá de sus tradicionales jóvenes, gracias al trabajo de Algueira, Dominio do Bibei, Envinate o Moure, un dato que deben tener en cuenta todos sus productores de cara al futuro más próximo de la joven DO. Rías Baixas nos ha obsequiado este año con una mejora de sus puntuaciones gracias a una buena cosecha 2016, pero sobre todo a que por primera vez la Guía Peñín ha recibido una amplísima afluencia de vinos de cosechas más viejas, más de 130 vinos para ser exactos, algo que llevábamos reclamando años atrás y que no obedece al capricho personal de esta casa, sino al potencial de envejecimiento que tienen los blancos gallegos.

Viñedo en el Valle del Salnés, Rías Baixas

Rioja este año nos ha dejado extenuados al ofrecernos cerca de 1.500 vinos. No sabemos todavía cuál será el techo productor de la más conocida zona de producción española, capaz de lo mejor y de lo mejorable. Impresiona ver como el sumatorio de vinos catados de las dos denominaciones de origen que más vino envían a la Guía después de Rioja, Cava y Ribera del Duero, se aproxima a las  cifras del gigante Calificado.

Como ya indicamos el año pasado sigue llamándonos la atención como algunas elaboraciones  autodenominadas NATURALES continúan mostrando importantes faltas de equilibrio, y no solo eso, sino también la escasa garantía de que sus vinos se encuentren en buenas condiciones. La cata de alguno de ellos se convierte en una especie de suerte en la que esperas resultar agraciado con la botella no dañada. Más que en vino natural creemos en naturalizar el vino, es decir tratar lo más naturalmente posible el viñedo para que se convierta en un patrimonio heredable por nuestros hijos. De igual forma apreciamos la importancia que para algunos elaboradores está cobrando el modo de elaboración, sublimándolo de tal manera que queda por encima de cualquier otra variable, ya sea suelo, variedad o clima. La elaboración ha de ser un medio y no un fin en si mismo.

Aunque todavía es pronto para poder anunciar los vinos nominados este año a convertirse en el Vino Revelación, sí podemos avanzar que serán seis y que cinco de ellos representarán a Bierzo, Penedès, Valdeorras, Priorat y Rioja, mientras que también habrá un Vino de Mesa. Permanezcan atentos a nuestra Web, ya que a lo largo de las próximas semanas iremos desvelando todos los nominados de esta nueva edición de la Guía Peñín. Mientras tanto pueden ustedes hacer sus cábalas.

Un podio único

Este año 163 vinos forman parte de la gran élite del vino español. Son la esencia pura del vino de nuestro país, joyas enológicas capaces de evocar paisajes, uvas y climas. Tras recatar todos estos vinos y someterlos a una intensa y rigurosa comparación entre ellos, el Olimpo queda gobernado a partes iguales por 8 vinos grandiosos, todos ellos conviviendo de igual a igual al obtener la misma puntuación, 98 puntos.

Rioja, acostumbrada a mostrar con naturalidad los dos mundos que conviven dentro del sector vinícola, el de las grandes producciones y el de las excelencias, se ha quedado sola en el cielo de los tintos con dos vinos, tres si nos lo permiten, antagónicos en cuanto estilo. El moderno a través del Contador 2014 de Benjamín Romeo y Viña El Pisón 2015 de Artadi (Vino de Mesa elaborado en lo que sería la Rioja Alavesa) y sus icónicos clásicos con La Rioja Alta Gran Reserva 890 2005, tres vinos exquisitos con un nexo común la acidez y el equilibrio, algo que tiene especial relevancia en la complicada cosecha 2014, en la que unas lluvias prematuras en el mes de octubre descargaron sobre gran parte del viñedo riojano. Contador 2014, es expresión frutal, es un vino vivo, fresco, alegre pero a la vez complejo. Es amable en boca, sedoso y fino.

Por su parte, La Rioja Alta ha vuelto a colocar a su 890 entre lo más alto por segundo año consecutivo con otra gran añada como fue la 2005. Finura, complejos matices terciarios, acidez y elegancia, son parte de sus credenciales, un vino señorial, serio y que ya forma parte de la historia viva del vino de Rioja.

No podríamos estar más satisfechos con la calidad de los blancos año a año, el 31% de los catados en la nueva Guía han alcanzado al menos 90 puntos, una cifra que muestra el alto nivel que el vino blanco esta ganando en nuestro país, sin duda una excelente noticia. Pero dejemos las estadísticas a parte, si quieren tener más detalles sobre la Guía Peñín en cifras pinche aquí.  Los dos blancos más puntuados vienen de Galicia, uno de ellos es ya un clásico en estos mimbres, Pazo Señorans Selección de Añada en su cosecha 2009, un vino que aunque no reivindica una parcela específica, como es tendencia hoy entre los nuevos viticultores, muestra la fuerza del latido de la albariño en el Valle del Salnés. Su compañero de Podio es un vino de la Ribeira Sacra de la Bodega Dominio do Bibei, que si bien no es una bodega decana (fundada en 2002) se ha ganado por méritos propios estar en lo más alto con Lapena 2013, un vino vibrante complejo y muy expresivo, un pedacito de tierra del Valle del río Bibei con toda su fuerza, mineralidad y energía.

Cava vuelve a estar presente en lo más alto de la mano de Gramona a través de dos Enotecas Brut Nature, la de 1997 y la de 2002, ambos con 98 puntos, bendecidos por una amplia gama de registros terciarios fruto de su larga crianza, donde destaca la bollería, los ligeros toques especiados y la fruta escarchada de la cosecha 1997 frente a la sabrosidad, estructura y equilibrio de la 2002, todo ello rodeado de una burbuja fina y un final largísimo y estructurado en lo que podríamos bautizar como cavas de manga larga. 

Gutierrez de la Vega es sin duda alguna una institución en el mundo del vino español y uno de los mejores portavoces de las excelencias del vino dulce, especialmente en Alicante, donde históricamente elabora, aunque hoy día etiquete sus vinos fuera de DO. No es de extrañar que esta bodega abandere la excelencia del vino dulce con su Recóndita Armonía 1978, un vino afinado por el sistema de envejecimiento de criaderas y soleras, que recoge expresivos matices de frutos secos y notas amieladas acompañadas de notas oxidativas. Todo ello protegido por una excelente acidez.

Pero hay otros muchos vinos dignos de mención, como el Turo d'en Mota 2005 Brut Nature de Recaredo (97 puntos), o el Enoteca Personal Manuel Raventos 1998 Brut Nature, dos excelentes definiciones del cava catalán de altos vuelos, aunque Raventos etiquete sus vinos como Vino Espumoso.

Espectacular ha sido, y perdón por el chascarrillo, Espectacle 2014 (97 vinos). Se trata de la primera vez que un vino de Montsant alcanza estas puntuaciones, un aviso a los navegantes vinícolas ansiosos de nuevas zonas. Se trata de un excelente trabajo, un sorbo puramente mediterráneo a base de garnacha, con una boca fina, pero contundente y con infinidad de hierbas de monte en su paleta aromática.

Acodo en Masroig, Montsant

Los enólogos Benjamín Romeo e Ismael Gozalo (MicroBio Wines) se han unido para hacer un vino blanco multiterritorial, Pirata 2014, con uvas de San Vicente de la Sonsierra (viura, garnacha blanca y malvasía) y verdejo de las tierras altas de la provincia de Segovia, en el término de Nieva. Su resultado ha sido sorprendente en su primera cosecha.

Eulogio Pomares nos ha presentado un pletórico albariño Zárate Tras da Viña 2014 – Rías Baixas (97 puntos), con una boca untuosa y explosiva, digna de los grandes vinos blancos del mundo, un vino de parcela de una viña de 0,6 ha de superficie con orientación sur replantada en el año 1965. El matrimonio formado por Enrique Basarte y Elisa Úcar, Domaines Lupier, nos han traído este año el mejor tinto de la DO. Navarra, La Dama 2014 (96 puntos) lo que les convierte en todo un ejemplo de tesón y esfuerzo familiar.

En Jerez, Ramiro Ibañez (Cota 45) continúa imparable en su afán por sacudir los cimientos de la vetusta zona productora, buceando por la historia del jerez y la manzanilla y apostando por elaboraciones más acordes a su pasado. Su proyecto Mayetería Sanluqueña, en el que ayuda a elaborar las uvas de algunos viticultores, es una bonita forma de colaborar con los mayetos (viticultores sanluqueños) y brindarles parte del protagonismo que la historia les ha robado.

Podríamos seguir con un impresionante listado de vinos, pero ahora preferimos dejarles bucear en la Guía Peñín de los Vinos de España 2018 y que sean ustedes los que encuentren sus particulares tesoros. Seguiremos desvelándoles los secretos vinícolas que se esconden en cada nueva edición de la Guía a través de www.guiapenin.com

comments powered by Disqus