Histórico paso para el vino de México

Javier Luengo (@JavierGuiaPenin)

México está muy cerca de dar el paso definitivo para que su industria vinícola inicie su despegue mediático. El pasado mes de octubre se aprobó por mayoría absoluta la Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola, tras años intensos de trabajo y de infructuosas tentativas, todo un acontecimiento para sus productores que marcará un antes y un después en el devenir del vino mexicano. 

Fue en 2010 cuando la Guía Peñín hizo su primer aterrizaje en suelo mexicano para tomar el pulso a los vinos del país. Aquel viaje fue del todo sorprendente, pues se trataba de la primera vez que un medio extranjero acudía al país para evaluar sus vinos de forma global, para posteriormente publicarlos conjuntamente en una Guía junto a vinos de Argentina, Chile y España. Nacía así la primera guía de vinos que hablan español, la Guía Peñín de los Vinos de Argentina, Chile, España y México, con la firme convicción de que México acabaría entrando en el tablero vinícola mundial por su calidad e identidad. Mucho ha llovido desde la primera edición de esta Guía. Hoy mismo publicamos en nuestra web las primeras catas y puntuaciones de la última edición de la Guía México (2018), a la cual puede acceder gratuitamente pinchando aquí, y completando todos los campos solicitados si todavía no es un usuario registrado.

Evolución pausada del sector en México

Más de 8 vendimias después de nuestra primera visita México los vinos han ido adquiriendo un mayor nivel. Sin embargo, a pesar de que en México se lleva haciendo vino desde hace siglos y de que cualitativamente los vinos van mejorando año tras año, el país no acaba de despegar, y esto se ha debido a que no poseía un marco legal firme que los pusiese en órbita, o al menos no lo tenían hasta ahora, que las cosas parecen moverse con mayor empeño y efectividad.

En 2010, a pesar del trabajo heroico de algunos bodegueros y viticultores mexicanos, no existía en el país una legislación específica en torno al vino. Tampoco contaban con un marco de instituciones y organismos oficiales que recopilasen información actualizada sobre la producción de vino más allá de Baja California, lo que en su momento nos supuso un auténtico quebradero de cabeza a la hora de obtener información tan básica como producciones, hectáreas de viñedo, variedades etc. sobre el resto de zonas productoras del país.

México lleva años intentando poner el foco en la necesidad de crear una ley que establezca las pautas y cree un entorno favorable al desarrollo de la agroindustria vitivinícola y parece que en los últimos meses se ha avanzado mucho para que así sea. Guía Peñín ha tenido acceso a los diferentes proyectos que hasta la fecha se han presentado con cada una de las propuestas.

Pasos previos a la publicación de la Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola

No de forma fortuita en 2016 México volvió a adherirse a la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), tras salirse en 2009. En una de las reuniones de la OIV celebrada en octubre de 2016 en Bento (Brasil), México, a través del representante de la Secretaría de Agricultura del país, puso de manifiesto ante los asistentes su firme compromiso en contribuir activamente a enriquecer los intercambios de información técnica-científica, jurídica, comercial y económica.

Meses antes, el 29 de febrero de 2016, se creaba una Comisión de Fomento a la Industria Vitivinícola a través de la Conferencia Nacional de Gobernadores en el que se establecía un calendario de jornadas de trabajo orientado a fortalecer la calidad y productividad vitivinícola, tratar sobre los Incentivos y financiamiento público y privado, sobre la legislación y también sobre la promoción internacional, entre otras cosas. 

Se trata de un hecho sin precedentes que llega tras dos fracasos por intentar implementar un proyecto de ley en torno a la industria del vino, primero en 2010 con la Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola y posteriormente en 2011 con la Ley Federal de Fomento a la Industria Vitivinícola y que tampoco vio la luz. 

Así es como el 28 de noviembre de 2016 se presenta ante la Cámara de Diputados una nueva y última iniciativa para crear una Ley  bautizada como la Ley General de la Agroindustria Vitivinícola Sustentable, en la que se hace frente a todos los retos y necesidades urgentes para la industria a través de un ambicioso y necesario plan legal. 

Los meses siguientes fueron duros, pues se retocaron algunos puntos del proyecto antes de enviarlo definitivamente al Senado para su aprobación. Así es como el 24 de octubre de 2017 finalmente se aprueba por mayoría absoluta la Ley de Fomento a la industria vitivinícola, un hecho histórico para México y sus productores. (Pinche aquí para acceder al documento aprobado). Para que todo esto sea por fin una realidad tangible deberá publicarse en el Diario Oficial de la federación (http://www.dof.gob.mx ).

Los seis meses posteriores a su publicación serán de vital importancia para el futuro del vino mexicano pues se deberá crear el reglamento de la Ley y todo lo relativo a a su desarrollo estructural y funcional. 

Son sin duda muy buenas noticias para México, que en los últimos años se ha tomado muy en serio construir la identidad de sus vinos. El futuro desarrollo de esta floreciente industria dependerá de que se cree el entorno jurídico apropiado y de que se establezcan no sólo las disposiciones legales, sino también una regulación en materia de impuestos coherente para un producto que es considerado por muchos países como un alimento.

Más información:
  • México en la copa: las primeras catas del año

  • Acceda de forma gratuita a la Guía Peñín México 2018 pinchando AQUÍ (si no es un usuario registrado, complete los campos solicitados y después seleccione Guía Peñín Vinos de México 2018; si por el contrario ya dispone de usuario y contraseña, acceda con sus datos primero para posteriormente seleccionar la compra de la Guía a coste 0).

 

Sobre el Autor

comments powered by Disqus