¿Nueva Denominación de Origen para los espumosos de Penedès?

Javier Luengo (@JavierGuiaPenin)

Hace dos semanas, saltaba la noticia a través del diario comarcal 3devuit en la que su periodista Eva López sacaba a la luz el desarrollo de conversaciones entre representantes de la D.O. Penedès y Corpinnat con el objetivo de crear una D.O. en torno a los espumosos del territorio de Penedés.

Cuando pensábamos que todo iba a volver a la calma tras el cisma que supuso la salida de un grupo importante de bodegas de la D.O. Cava, nos llega esta noticia. Ya imaginábamos que no quedaría ahí y también que Penedès podría ser una opción a tener en cuenta. Pero no esperábamos que la opción a barajar fuese crear una D.O. nueva, pues esto supondría un pequeño desgaje dentro de la Denominación de Origen Penedès y su categoría de vinos espumosos, Clàssic Penedés. Sin embargo, aquí está la proposición y se lleva meses trabajando en ello, según se desprende de la publicación.

La reacción a este acontecimiento no ha tardado en llegar: el mismo día de su publicación, la D.O. Cava lanzaba un comunicado de prensa enseñando los dientes al afirmar que “evaluará todas las opciones posibles y llevará a cabo todas aquellas actuaciones que considere necesarias”. Se entiende que, en caso de que esto siga adelante -pues nada puede impedir que representantes del sector, sean de donde sean, se reúnan y hablen-, Cava lo interpreta como ataque directo a su institución, atribuyéndoles el objetivo de “querer suplantar a la D.O. Cava y de adaptarse a las necesidades específicas de las nueve bodegas de Corpinnat”.

Por si fuera poco, también recientemente hubo una huelga de viticultores en Penedès, en medio de la vendimia, para protestar por el precio de la uva, responsabilizando directamente a las grandes operadoras de la zona como Freixenet, Codorniu y García Carrión de una caída del precio del 28% respecto al año pasado. La propia sede del consejo regulador del Cava tuvo que escuchar en sus oficinas en Vilafranca del Penedès las quejas de estos agricultores, que aseguran que estos precios no cubren tan siquiera los costes de producción.

La situación es muy delicada. Cava, consciente de la urgencia de hacer cambios, anunció también este año su plan estratégico 2019-2020, el más ambicioso desde su creación, asentado en tres pilares: segmentación, zonificación y promoción. 

No ha sido una gran sorpresa que sean Corpinnat y Penedès quienes estén en conversaciones para asentar las bases de la nueva denominación de origen. Recordemos que Corpinnat es una palabra que se vincula con el corazón del Penedès, así pues las delimitaciones territoriales de ambas están íntimamente relacionadas.

A la vista de los acontecimientos, parece claro que la marca colectiva Corpinnat no ha sido suficiente para el grupo de bodegas que abandonaron la protección y el peso de una denominación de origen. En un artículo que publicamos el 6 de marzo en guiapenin.wine,  lanzamos esta premonitoria pregunta: ¿Veremos próximamente a los componentes de Corpinnat engrosar las filas de la D.O. Penedès? No suena descabellado.

Champagner, Tostado, Nochevieja, Beber, Cristal

UN DEBATE SOBRE EL ORIGEN EN PLENO CONFLICTO DE TERRITORIALIDAD

Hablando de vino es fácil entender la defensa de un territorio, sus tradiciones de laboreo, sus variedades, sus suelos y climas particulares... Los amantes del vino siempre hemos defendido esa diversidad y su rica mezcla de estilos. Esta propuesta de origen que se plantea ahora parece estar bullendo con gran rapidez en un momento político muy delicado. En Guía Peñín, siempre hemos estado en contra de la politización del vino, nunca entendimos los boicots a vinos por asuntos ajenos al vino. Las manifestaciones del grupo Sindicalistes por la Independencia, empujando a hacer un boicot al Cava (concretamente a Jaume Serra, Codorníu y Freixenet), no hace más que enredar un nudo que ha de deshacerse sin vincularse a la política. Haciendo caso omiso a otros intereses ajenos a lo importante, que es el vino, se entiende que unos productores quieran dar nombre a un origen de unos vinos, y más en este sector tan vinculado a la tierra (suelo y clima), algo que no deja de ser habitual en cualquier parte del mundo. Así se crearon las denominaciones de origen y así se siguen creando a día de hoy.

La propuesta que está sobre la mesa a día de hoy supondría crear la primera denominación de origen compacta en torno al vino espumoso, un objetivo latente en muchos productores desde que se crease en 1986 la Denominación de Origen Cava. Ton Mata, copresidente de la marca colectiva Corpinnat, ve esta propuesta como un ideal integrador que “no va en contra de nadie, sino que pretende poner orden a un territorio histórico en la elaboración de vinos espumosos donde actualmente conviven Clàssic Penedès, Corpinnat, Cava y Conca del Riu Anoia”.

SE AMENAZA, SIN QUERERLO, EL DELICADO EQUILIBRIO SOBRE EL QUE SE SUSTENTA LA D.O. CAVA

La gente vinculada al sector del vino y también el consumidor conoce a la perfección la ambigüedad de una D.O. tan singular como Cava. Recordemos cómo las desafortunadas campañas al boicot al Cava catalán llevaban a consumidores a buscar alternativas en otras regiones del Cava, sabiendo que el cava puede ser de muchos otros lugares, aunque muchos desconociendo la libre circulación de uvas dentro de todos los ámbitos de la D.O. Se sabe, pues, que el origen -aludimos aquí al termino origen al que hace mención una denominación- no puede ser más disperso y, por tanto, de complicada defensa en cuanto a una Denominación de Origen suele ser.

Dando por hecho que la Denominación de Origen sea en algún momento una realidad, el nuevo escenario en la zona pondría en serios apuros a la Denominación de Origen Cava, pues Penedès es, sin duda, uno de los núcleos más importantes en cuanto a producción de uva destinada a su D.O.

La unión de Corpinnat y Penedès afectaría, sólo en su inicio, a 27 productores (9 de Corpinnat y 18 de Clàssic Penedès), pero con la previsión de que otros agentes se sumasen al proyecto, tal y como nos han comunicado tanto Joan Huguet, presidente de la Denominación de Origen Penedès y también miembro del grupo Corpinnat, y Ton Mata, copresidente de la marca colectiva. Cabe, por tanto, la posibilidad de que esta D.O. sirva de refugio para todos los descontentos que actualmente embotellan como Cava y que esta desbandada sea mucho mayor a la sufrida por el Consejo Regulador del Cava en los últimos años.

Viñedos de Sant Sadurni d'Anoia

PUNTOS CLAVE AÚN SIN DEFINIR

A día de hoy, existen varios puntos de debate, entre los que se encuentra la propia definición del territorio, que refleja ciertas discrepancias. Por un lado, se aboga por incluir algunos municipios añadidos a los pertenecientes actualmente a la D.O. Penedès, concretamente de Conca de Barberá y Tarragona, aunque los hay también que pujan por acotar más los límites. 

Al margen de definir el concepto de territorio que esta futura denominación de origen debería proteger, sin duda algo realmente importante, existen varios puntos que requieren acuerdo. Tanto Joan Huguet como Ton Mata hablan de un nivel genérico, que territorialmente abarcaría a todas las zonas incluidas en la D.O., y un segundo nivel que se ceñiría a la marca colectiva Corpinnat. La marca colectiva se seguiría manteniendo como tal, pero en este caso solo dentro de la DO, lo que impediría entrar a otros agentes que etiqueten con el genérico de espumoso aunque cumpliesen las normas de territorio y el compromiso elaborador fijado por la marca colectiva.

Otro punto que está sobre la mesa es la definición de los tipos de uva permitidos. El histórico trinomio del cava (xarel.lo, macabeo y parellada), estaría indiscutiblemente dentro de su hipotético pliego de condiciones, pero también se sopesa permitir en torno a un 10% de otros varietales como chardonnay y pinot noir.

Raventòs i Blanc, la primera bodega en salirse de Cava en 2012, permanece inalterada ante la sucesión de los acontecimientos. Pepe Raventòs, propietario de la bodega, lleva años inmerso en una carrera en solitario por posicionar sus espumosos, aunque fuera de toda denominación de origen o marca colectiva. En su opinión, se “trata de un momento clave para el sector”. Reconoce a Guía Peñín que “los problemas del Cava son una realidad que empieza en los Ochenta, cuando Codorníu empieza a competir en cantidad con Freixenet y es esta carrera por el volumen de la que nosotros nos quejamos desde hace años”, afirma. En su opinión, “todo se ha gestionado mal, Clàssic Penedès lo ha hecho mal al entrar a criticar a Cava”, y tampoco ve que Corpinnat “sea la solución a los problemas de Penedès, hay que hacer menos política y más territorio”. A la pregunta de si se plantean incorporarse a alguna de estas “opciones” en torno al vino de segunda fermentación en botella Raventòs es claro: “nosotros no podemos entrar en este conflicto, lo primero es que se solucionen las tensiones, hay que intentar unir y no enfrentar, si nos sentamos con unos parecerá que estamos en contra de los otros”. Concluye diciendo que “si hay revolución será interesante, aunque habría que buscar la forma de construir todo dentro del Cava”.

Javier Pagés, presidente de la D.O. Cava, reconoce a Guía Peñín que “hablar de crear una Denominación de Origen en zonas donde nuestra Denominación de Origen ya está, con elementos distintivos que ya existen, evidentemente genera preocupación, pues sería causa de confusión tanto en el consumidor como en el sector, pero tenemos un proyecto ilusionante por delante y creemos que llegará a buen puerto”. Pagés añade que “nuestra intención es potenciar nuestra Denominación de Origen, que es conocida, e intentar sumar a aquellos que, por diversas causas, hoy en día no están, ver por qué razones no se suman y ver por cuáles sí lo harían”.

Una de las cuestiones que más relevancia han tomado en todo este torrente de información sobre intereses y proyectos gira en torno a la sostenibilidad del viticultor. Desde Penedès y Corpinnat, se mira con preocupación el precio de la uva y se habla del precio digno para el viticultor, dejando entrever que ellos creen firmemente en pagar más cara la uva de calidad, algo que nadie pone en duda. Sin embargo, en Cava, quienes reconocen abiertamente que el precio medio es muy bajo, cuestionan si una nueva D.O. sería capaz de cambiar esta situación, teniendo en cuenta que el porcentaje de compra entre Penedès y Corpinnat juntos es muy bajo.

Tiene razón Javier Pagés al afirmar que “si estas bodegas compraran el 90% de la uva y decidiesen comprar a un precio más alto, indudablemente sería una gran noticia para el viticultor, sin embargo no es así”. En respuesta a la pregunta de cómo puede cambiarse esta tendencia en el precio de la uva, el Sr. Pages afirma que se podría arreglar engrandeciendo la propia denominación de Origen Cava a través de la calidad, como argumento de imagen. Concluye que “no existe en este asunto una solución a corto plazo, pero sí a medio y largo plazo”. Se da la situación añadida, tal y como argumenta el presidente de la D.O., de que en Cava el número de hectáreas ha crecido considerablemente, mientras que la demanda, aunque alcista, no ha subido en la misma proporción, por lo que a día de hoy existe un desequilibrio entre la oferta y la demanda, algo que agrava la situación. ¿Influirá también la actual situación de inestabilidad en torno al vino espumoso en nuestro país?

Le preguntamos a Pagés si Cava tiene un plan de contención para evitar la fuga de bodegas o productores en caso de que finalmente se crease esta nueva denominación de origen. Desde el punto de vista de Pagés, la mejor “contención es explicar a la gente que en esta situación el resultado final lejos de sumar, diezmaría recursos, además de la confusión que generará etiquetas diferentes en torno a una misma zona y un mismo método, que llevará años en ser entendido y asimilado por mucha gente”. La segunda herramienta para evitar esta posible salida es, según su presidente, “comunicar el plan de transformación de la D.O., donde se da cabida a todas aquellas bodegas que están defendiendo a día de hoy el origen y la segmentación. También está la promoción, al no dividir, en una D.O. más grande hay posibilidad de aunar unos presupuestos mayores, dedicados a promocionar, generar nuevos momentos de consumo y formar y educar”.

Son muchos los retos que la D.O. Cava tiene por delante, la situación no es fácil y, por ese motivo, Cava se encuentra en la mayor transformación desde su creación. Los próximos meses se antojan igual de intensos que los recientes, son los nervios que preceden a los grandes cambios. Si esto hará sumar a todos, parece poco probable a día de hoy, aunque queda mucho por recorrer.

La futura denominación de origen podría ser solicitada oficialmente en el primer trimestre del año, tal y como reconoce Joan Huguet, aunque los tiempos para la aprobación de una denominación de origen y su presentación oficial llevará tiempo. Antes, tiene que pasar por muchos peldaños para que sea certificada oficialmente tanto en España, como en Europa. ¿Y si finalmente Europa decidiese no concederla por estar el territorio de la nueva D.O. en otras ya existentes? ¿Volveríamos a la casilla de salida? ¿Sería la D.O. Penedès la nueva opción a valorar?

Sobre el Autor

comments powered by Disqus