Guía Peñín toma el pulso a la cosecha 2019 en Rueda

La Guía Peñín se ha trasladado a la localidad de Rueda (Valladolid) para analizar las nuevas cosechas y vinos de esta Denominación de Origen

La Guía Peñín, el referente de los vinos españoles a nivel nacional e internacional, visitó ayer la sede del Consejo Regulador de Rueda. Durante la jornada, el equipo de cata, dirigido por Carlos González, tuvo ocasión de tomar el pulso a más de 220 muestras, fundamentalmente de la cosecha 2019 (172 muestras), aunque también de 2018, 2017, 2016 y 2015.

A nivel cualitativo, los catadores han apreciado en líneas generales una cosecha 2019 sensiblemente inferior a la 2018, con bocas más ligeras y cortas en los verdejos y con aromas excesivamente tiólicos y cítricos en los sauvignon blanc.

Como aspecto positivo, la Guía Peñín aprecia una evolución de los verdejos hacia perfiles aromáticos más propios de la variedad y más próximos a los rasgos herbales que a los tropicales, una evolución que marca más fielmente el estilo verdejo de Rueda. Esta mayor caracterización de la verdejo tiene una doble lectura: por un lado, muestra un estilo más acorde al varietal, alejándose de los matices tropicales mucho más presentes antiguamente y con aromas en general poco representativos de su variedad y origen; por otra parte, esta mayor caracterización de la verdejo puede llegar a homogeneizar en exceso el producto, algo que podría beneficiar a los grandes productores pero no tanto a los más pequeños, que buscan una mayor diferenciación con el resto de productos tanto en estilo como en precio.

El equipo de cata ha visto interesantes ejemplos de vinos con perfiles más “evolutivos” y complejos en elaboraciones con crianzas sobre lías y crianza en botella, algo que ha permitido que los vinos mostrasen otra faceta diferente más allá de los vinos frescos y varietales de verdejo o sauvignon blanc

El Consejo Regulador anunció a finales del pasado año la inclusión de una serie de novedades en el pliego de condiciones, como la inclusión de dos nuevas variedades blancas (la chardonnay y la viognier), o tintas (la syrah). La inclusión de estas nuevas variedades blancas, especialmente la chardonnay, obedece a la intención de esta Denominación de Origen de abrir un frente comercial al fenómeno del prosseco en la categoría de vinos elaborados por el método granvas.

Otra de las grandes novedades de este año y que todavía no se ha podido comprobar a nivel de la cata son los etiquetados especiales de Vinos de Pueblo; Rueda Pálido, para los vinos con crianza biológica; y Gran Vino de Rueda, la categoría estrella que podremos empezar a ver a partir de la cosecha 2020. Esta categoría buscará reconocer a aquellos vinos que provengan de viñas de más de 30 años de edad y rendimientos inferiores a 6.500 kg por ha., con independencia de su tipología de cultivo, convencional o ecológico. A este respecto, Carlos González ha destacado que “sería interesante que en los vinos resultantes de estos viñedos sensiblemente de mayor edad se estableciese un periodo mínimo de crianza o maduración en botella antes de salir al mercado, lo que les permitiría diferenciarse de los vinos de pronta comercialización”.

Las catas realizadas se incluirán en la nueva edición de la Guía Peñín de los Vinos de España, la guía de vinos españoles más completa del mundo. Como ya es habitual, las puntuaciones y descripciones de los nuevos vinos catados se publicarán en un plazo aproximado de un mes, en primicia y por bloques, a los suscriptores de la Guía Peñín Online y, posteriormente, en su libro, que verá la luz en el mes de octubre

 

comments powered by Disqus