Consejos para disfrutar más del vino de Jerez

(Read English version)

(Fotografías: web D.O. Vinos de Jerez)

Creemos que a estas alturas ningún buen winelover pone en duda que los vinos del Marco de Jerez están entre los mejores vinos de España. Buena prueba de ello son las valoraciones que han obtenido estas elaboraciones en la recién estrenada Guía Peñín 2022 online y las impresiones del equipo de cata de la guía, que han quedado plasmadas en sendos artículos. Pero hoy vamos a abordar el aspecto más hedonista de estos vinos, es decir, cómo podemos conservarlos, servirlos y consumirlos para disfrutar al máximo de sus cualidades organolépticas.

Conservación

Las denominaciones de origen Jerez y Manzanilla de Sanlúcar nos dan cada año excelentes muestras de unas tipologías de vinos únicas en el mundo: manzanillas, finos, amontillados, olorosos, palo cortados, medium, cream, moscatel y pedro ximénez. Sin embargo, como ocurre con cualquier otro vino, una vez que una de estas botellas llega a nuestra casa o nuestro establecimiento es importante tener en cuenta unos consejos para su correcta conservación.

  • Guardarlo en un lugar fresco, oscuro y sin oscilaciones térmicas ni vibraciones, como se recomienda con cualquier otro vino.
  • Los vinos de Jerez, una vez que se embotellan, están listos para su consumo. Esto no significa que no puedan permanecer en perfectas condiciones durante un cierto tiempo, pero con limitaciones. Por ejemplo, los finos y manzanillas, al ser vinos de crianza biológica, pueden conservarse en condiciones óptimas hasta un año aproximadamente, mientras que el resto de elaboraciones, más vinculadas a crianzas oxidativas, en general, pueden guardarse hasta 3 años. En el caso de los vinos con vejez calificada VOS y VORS, este tiempo  puede ser indeterminado, siempre que respetemos las condiciones de conservación antes mencionadas.
  • Una vez abierto, guardarlo siempre con el tapón bien cerrado y, en el caso de los finos y manzanillas, mejor conservar en el frigorífico. De esta manera, podremos disfrutar del vino sobrante en condiciones óptimas durante un periodo aproximado de una semana. En cuanto a los amontillados, palo cortados y olorosos, siempre que estén refrigerados pueden conservarse durante largo tiempo sin que tengamos que preocuparnos demasiado por ellos.
Servicio

Para disfrutar de un buen Jerez no hay unas normas rígidas de servicio, pero sí unas recomendaciones, que pasan fundamentalmente por el tipo de copa y la temperatura.

Copas: Lo ideal es servirlo en copas genéricas como las que usaríamos para cualquier vino tranquilo, especialmente si lo vamos a degustar acompañando una comida. Una copa lo suficientemente ancha permitirá que el vino “respire” y el tallo largo evitará que se caliente. También son adecuados los típicos “catavinos”, siempre que no sean excesivamente pequeños. Paradójicamente, no se aconsejan las conocidas como “sherry glass”, que por su reducido tamaño, impiden la correcta expresión del vino.

Temperatura: no existe una norma fija de servicio para la mayoría de estas elaboraciones, si bien en el caso de los finos y manzanillas se pueden consumir muy fríos, entre los 5° y los 7° C. En el resto de vinos podemos hablar de recomendaciones generales, por ejemplo, los pale cream se pueden tomar entre los 7° y los 9° C, mientras que otro tipo de elaboraciones como amontillados, palo cortados y olorosos se recomienda degustarlos entre los 12° y 14° C. Los vinos más viejos, VOS y VORS, pueden consumirse a una temperatura similar a la de un vino tinto, en torno a los 15º C.

¿Qué vino con qué plato?

Tradicionalmente, los finos y manzanillas han servido para acompañar los aperitivos y los vinos dulces para los postres, pero lo cierto es que, sin buscar reglas estrictas a la hora de armonizarlos con los platos, los vinos de Jerez puede ser un acompañante ideal de una comida de principio a fin. El consejo regulador de la Denominación Jerez, en su página web, ofrece una útil guía de maridaje o armonías con la que nos hemos atrevido a elaborar un sencillo menú que cualquiera puede preparar en casa en estos tiempos en los que, desgraciadamente, las reuniones sociales están bastante limitadas. Tomen esto como una ficción, nadie en su sano juicio tomaría tantas tipologías del vino de Jerez en la misma comida. Se trata de ofrecerles opciones que acompañen a alguno de los deliciosos vinos del Marco.

No estamos en una cata de vinos, se trata de disfrutar de ellos acompañando la comida, pero lo recomendable es servirlos en orden, desde el más ligero al más corpulento, con lo que evitaremos que uno anule a otro con su potencia.

Así, mientras terminamos de preparar la mesa, y para ir haciendo boca nos servimos una manzanilla bien fría, y la acompañamos de un platito de aceitunas de Jaén, unas almendras fritas y unas cuñas de queso manchego. A continuación, ya con toda la familia sentada en torno a la mesa, servimos el primer plato, unos espárragos trigueros a la plancha y un revuelto de setas, que acompañamos con un amontillado. Acto seguido, pasamos al segundo plato, un pollo al curry con arroz, que servimos con una copa de oloroso, que armonizará a la perfección con el intenso sabor de las especias. Por su parte, el padre de familia, al que no le sienta demasiado bien el curry, se ha preparado un filete de atún fresco a la plancha, para el que abre una botella de su palo cortado preferido. Llega el postre, una bola de helado de vainilla que los más golosos acompañan de una copa de pedro ximénez. ¡Buen provecho y disfruten del vino de Jerez!

 

Si le ha gustado este artículo, puede que también le interese

El 'quejío' de los vinos del Marco

Jerez y Manzanilla, la evolución de los vinos tradicionales

Una lectura imprescindible sobre los vinos tradicionales de Andalucía

 

comments powered by Disqus