Editorial

Todavía gotea en nuestras copas el vino que pudimos evaluar la semana pasada en nuestro ejercicio más ilustre, la Recata de los mejores vinos del año de la Guía Peñín. Fueron tres días increíbles, intensos, llenos de emoción, de catas comparativas, de debates internos y de momentos de enmudecimiento. Para quien todavía no lo sepa, la Recata supone volver a catar y comparar todos aquellos vinos que han alcanzado 94 puntos, salvo los vinos generosos y dulces, y alguno que obtuvo en su zona de producción 93 puntos y pensamos que podría mejorar.

Still dripping from our glasses is the wine that we were able to evaluate last week in our most illustrious ceremony, the Peñín Guide's Re-Tasting of the best wines of the year. They were three exciting intense days, full of emotion, comparative tastings, internal debates and moments of silence. For those who do not yet know, the Re-Tasting involves reliving and comparing all those wines that have reached a minimum score of 94 (with the exception of fortified and sweet wines), added to others that obtained 93 points in their growing areas and we thought could improve.

2019 has come to an end, and with it we leave behind very good moments and experiences around wine. It has been a very important year for us, it was the first year the Guide scored six wines with 99 points. Six almost perfect wines that remind us, not only of the virtues of each of them, but also how unreachable this score is for producers, even being true masters of viticulture and oenology. These six magnificent are: Reliquia Amontillado, Les Manyes 2016, La Nieta 2016, Sorte O Soro 2016, Chivite Colección 125 2005 and Celler Batlle Gran Reserva 2005 Brut, each in its own style, show us that there is no single recipe for excellence and that there are many paths and interpretations, some as yet unexplored, that lead us to achieve the maximum expression.

El 2019 llega a su fin, y con el se nos van muy buenos momentos y experiencias en torno al vino. 2019 ha sido para nosotros muy trascendente, y no solo por ser el primer año que la Guía puntuaba con 99 puntos a seis vinos, seis vinos cuasi perfectos que nos recuerdan, no solo lo meritorio de cada uno de ellos, sino también lo inalcanzable que es esta puntuación para los productores, aunque sean auténticos maestros de la viticultura y la enología. Estos seis magníficos: Reliquia Amontillado, Les Manyes 2016, La Nieta 2016, Sorte O Soro 2016, Chivite Colección 125 2005 y Celler Batlle Gran Reserva 2005 Brut, cada uno en su tipología y estilo, nos muestran que no existe una receta única para la excelencia y que son muchos los caminos  e interpretaciones, algunas inexploradas todavía, que nos llevan a conseguir la máxima expresión.

Cada año que pasa nos deja en Guía Peñín una sensación agridulce, pues cerramos una etapa y nos preparamos para la llegada de otra nueva. Este año ha sido del todo vibrante por muchos motivos. En primer lugar, por vez primera nos adentramos en la publicación digital en tiempo real de las catas y puntuaciones, a medida que íbamos recorriendo la geografía española. Para una casa con una larga tradición editorial como la nuestra, 29 años con la última edición de la Guía Peñín de los Vinos de España 2019, se trata de una avance importantísimo en la difusión de la cultura del vino español en todo el mundo, ya que todas estas publicaciones, al igual que nuestras ediciones impresas, se realizan en varios idiomas: alemán, inglés y, por supuesto, en español, nuestra lengua materna.