Enseñar en chino

11 junio 2024

Desde hace más de 20 años esta casa, como empresa privada, se ha convertido en el máximo misionero del vino español de calidad por el mundo. Sus herramientas son la Guía Peñín en varios idiomas, los salones de degustación de vinos en distintas ciudades del planeta y también la formación. China, como mercado más virgen, ha estado en el punto de mira de nuestra empresa hasta el punto de fichar a Ziyang Zhang que, como uno se puede imaginar es chino.

Si algo sabe de vinos la comunidad china de Madrid es gracias a Ziyang. Su porte de estudiante de Harvard se crece cuando llena la sala de cata de nuestra sede con jóvenes ávidos de conocer y esa curiosidad innata que les caracteriza para averiguar todo lo que da de sí el vino español.  

Ziyang aviva su mirada oblicua cuando cata los vinos españoles y es todo un conocedor de nuestra cultura. Llegó a Málaga en marzo de 2012 con 22 años. Seis meses después se vino a Madrid a estudiar y estar al tanto de la cultura y costumbres hispanas en la universidad autónoma de Madrid, en la rama de Antropología Social y Cultural, aprendiendo el español por esta vía de la enseñanza.

Un amigo español le dijo que la mejor manera de aprender nuestro idioma es con una novia española. El segundo consejo fue que aprendiera la cultura del vino, la gastronomía y el fútbol, dado que en China se quedaba viendo los partidos de la selección española del mundial de Sudáfrica hasta las 3 de la mañana, pues ya daba sus regates y pelotazos en un equipo de la escuela de bachiller.

Nació el 14 de julio de 1990 en la “pequeña” ciudad de Baotou a 665 kilómetros de Beijing con 2,5 millones de habitantes, según la medida asiática. Con 18 años probó el vino por primera vez inducido por sus padres. Un vino francés, como corresponde a la primera tentativa de sentir el lujo europeo. Llevó una botella para compartirla con unos amigos, del que dijo que no le convencía sentir la acidez y el tanino y la sensación seca. Su experiencia sensorial tuvo como principio la ceremonia del té, del que ya se considera un experto, lo que le sirvió para entrar en la complejidad del vino más allá de su apetencia por beberlo.

Cuando España consiguió el mundial

Restó muchas horas de sueño viendo los partidos del Mundial de 2010 cuando España se convirtió en campeona. Desde ese momento se preguntó ¿Por qué no me voy a España a perfeccionar mis pinitos futbolísticos y de paso conocer sus vinos y gastronomía? Un deseo que se formalizó cuando leyó cosas de España a través de poemas emocionales de la escritora china San Mao, que residió en Canarias durante largo tiempo por haberse casado con un español. Una visión de España de una compatriota que él entendería perfectamente.

Ziyang Zhang

Desde 2012 a 2017 hizo los cursos WSET nivel 2 y nivel 3 en el Wine Studio de Madrid, yendo después a una bodega china en 2015 en prácticas bodegueras, visitando más tarde varias zonas españolas y europeas. Después de algunas colaboraciones puntuales con la Guía Peñín, hizo un curso de viticultura y enología en la universidad de Politécnica de Madrid. En 2021 hizo un Máster de Gestión de Empresa Vitivinícola de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC).

La presencia de la Guía Peñín durante más de 10 años en China a través de sus salones hizo necesario editar la guía en chino, para lo cual Ziyang fue pieza clave. Desde entonces participa en el equipo de cata de la Guía en sintonía con sus miembros que, bajo la tutela de Carlos González como responsable del equipo, se adaptó al ritmo y rigor de las valoraciones de los vinos. Pensamos que era mejor contar con un chino que viviendo en España, pueda transmitir mejor la realidad del vino español en aquel país, que dar un curso de vinos en inglés en China donde este idioma sigue estando inexplorado.

Los Iberochinos

Como he dicho, Ziyang se ha convertido en la veleta del vino español entre la comunidad china de Madrid e, incluso, de Barcelona. En las oficinas de la Guía colma la sala de catas con un nutrido grupo de entusiastas ciudadanos de aquel país ávidos de conocer el vino español a través de sendos cursos sistemáticos.

Las claves de Ziyang para transmitir a sus compatriotas su mensaje comienzan con su pasión por lo que hace, la vocación sobre el vino conociendo de antemano lo que sienten sus alumnos, la forma de hablar hacia sus estudiantes habiendo estudiado antropología Social y Cultural. Asimismo, utiliza metáforas chinas, incluida su filosofía sobre la naturaleza, que también rodea a esta bebida, de modo que se entienda por estas vías. Toca la parte de humor español porque dice que el vino es para divertirse y así aumenta el interés por la materia con empatía. Todo un mensaje que traslada a sus redes sociales, no solo de España sino también la aplicada a su país.


Su entrega y su precisión como catador, le ha valido formar parte del equipo de cata de la Guía que, desde el principio de lo sensorial, facilita el discurso que transmite a la comunidad china en España y que a su vez estos “iberochinos” pueden convertirse en buenos promotores del vino español cuando viajen a su país.

Educar en China

Masterclass en ChengDu

Pero no solo a los chinos de aquí sino también a los de allí. “Después de conocer el vino español –comenta Ziyang- y hablando con la gente en China, me di cuenta del escaso trabajo que hacían las instituciones españolas para evitar, tanto en los profesionales como aficionados, la imagen de vinos simples, flojos y baratos, pensando que los chinos se decantarían por vinos de bajo precio, al menos en los primeros años de este siglo. Por eso me empeñé hace pocos meses cuando fuimos Adolfo Gatell y yo a ChengDu (10 millones de habitantes), al suroeste de China, en organizar un masterclass con los vinos estelares de la Guía. Fue una exhibición con la sala hasta los topes de los 6 vinos puntuados con 100 en la Guía, como Pingus, Rioja Alta 890, Peñas Aladas, Pazo Señorans, Tossal d’en Bou y Contador. Los asistentes se encontraron con el cielo de la calidad del vino español, lo que me hacía sentirme seguro en el desarrollo del masterclass.

"[...]Además, siguieron el curso por internet más de 3.000 personas”. Incluso una participante en el masterclass, Wang Lu, experta en vinos italianos, le confesó que nunca se imaginó el elevado nivel de los vinos españoles. “Me ha impresionado la gran diversidad de los vinos españoles en comparación con otros países, incluso de Europa. Nada tiene que ver -apunta Wang- el clásico Rioja Alta 904 con la fortaleza del moderno Contador en contraste con el tanino fino del Pingus, sino también el blanco (Pazo Señorans Selección de Añada 2013), que demuestra una aroma súper complejo y peculiar en comparación con otros albariños más frutales, pero sin perder la frescura de juventud y largo de boca para ser un blanco con más de 10 años de edad. Eso es la magia española”. Ziyang me confesó que, en la misma cata, estuvo Sam Chen. Es uno de los prescriptores más importantes y famosos sobre vino español en China. Tiene mucha influencia allí y que fue uno de los primeros que se apuntó a su Masterclass. Agradeció que la Guía Peñín no solo acudiera a China con sus salones, sino también con cursos educativos con vinos españoles.

Masterclass en Barcelona

    Escrito por Jose Peñín

    Uno de los escritores de vinos más prolífico de habla hispana y más conocido a nivel nacional e internacional. Decano en nuestro país en materia vitivinícola, en 1990 creó la “Guía Peñín” como referente más influyente en el comercio internacional y la más consultada a nivel mundial sobre vinos españoles.